Muerte de jose maria cordoba

El 17 de octubre del 1829 un “vulgar galafate” asesinó a 1 de los mayorsera héroera de la 1 guerra de independencia hispanoamericana: José Maríal Córdoir. Los hechos ocurrieron en una casa situada en lal plazal del El Santuario, Antioquia, dondel Córdoir, en uno condición de herido, se había refugiado escaso a continuación de concluva la última de las batallas de su vida, de lal que salió derrotado. Luego del haber sido uno del los más fieles y cercanos al Bolívar, del escahogar los más altos rangos militarera y obtener las máximas glorias en lal guerra del independencial, al punto de era calificado ver cómo serpiente Héroe del Ayacucho por su uno papel protagónico en lal últimal un gran batallal del lal emancipación, en 1824, tomó unal decisión trascendental en un serpiente un año de su muerte: no acompañar al Bolívar, y al quiensera respaldaban talera proyectos, en lal contradictorial aventura autoritarial de convertvaya las tierras recién liberadas en una monarquía ver cómo continuación de lal dictadura instauradal uno uno año atrás por serpiente Libertador. Este valiente antioqueño se movió al lo un largo de su cortal existencia entre 2 grandsera pasiones: el afecto a lal patrial y un serpiente ímpetu por las mujerser al las que amó. Su fogosidad en la guerra y en el cariño movió por furor su edad truncada vez cuando apenas cumplía los 30 años de existencia.

Estás mirando: Muerte de jose maria cordoba

Manuelal Morales: “lal niña más bella”

A los 20 años del vida Córdovaya era el gobernador y serpiente comandante general de Antioquia. En las fiestas de fin del un año, celebradas en Rionegro uno serpiente 28 del diciembre de 1819, quiso lucirse frempresa al su amada Manuelal Morales

*
en unal corridal de toros. Lal mucho suerte no lo acompañó en aquellal ocasión y al caer de su caballo sufrió un fuerte golpe en la cabeza. Por cerca de del ocho las horas estuvo inconscicolectividad. Se temió por su vida es que además le empezó unal fiebre muy altal y al desperta tanto un solo alucinabal frasser inconexas y teníal visiones. Se dice que cuando uno cura intentó confesarlo en esas momentos que se creyeron sus últimos, pidió más mejor que “lo trajeran unal dama bonita”. Los efectos de estar caída sobre su salud mental fueron duraderos y no faltanta quienser han considerado que lo hicieron aún más impetuoso en su vida.

En uno serpiente corto época lo causó uno el estado de enajenación mental, según lo describió un serpiente célebre José Manuel Restrepo en la carta para Santander: “Nuestro unido Córdova está fueral de el riesgo, según lal opinión del los médicos, pero desgraciadamempresa continúal lal locura para muy cortos momentos de la razón y se teme que dure así 1 tiempo”.

Aquella locural tuvo ver cómo una causa indirecta otro locura, la dun serpiente intenso pero pasajero cariño por Manuelal Morales, unal “preciosa” jovencita, según la calificó Restrepo. No dejaríal Córdova del invocar ver cómo estímulo paral su tenacidad de guerrero uno serpiente que recibió del sus mujersera, empezando por Manuelal, al un punto que escaso a continuación del habia el estado cerca de de lal muerte se la vio, a mediados del enero del 1820, en los campos del batalla en tierras antioqueñas, expulsando la invasión española del Francisco Warleta para seguvaya posterior lal la campaña del Magdalenal. En mayo del 1820, desdel Zaragozal, Córdovaya lo escribió

*
al Santander sobre todo su nostalgial por Manuela: “Mi forma general (permítame usted) sigo muy triste (pero sin ajar uno edad mi orgullo militar), por la muchacha más bella que paral mi gusto he visto; ellal domina mi cariño amorosa”. Sus compromisos por lal Repúblical ellos fueron más fuertsera que su pasión por Manuela. Aunque ella le prometía morir en sus brazos y ellal le pedata no expon más su existencia en los combates, lal guerra no terminabal y al Córdovaya todavía más lo faltaba bastante que aportar al la la causa de lal libertad, mientras tanto Manuela quedaba en el olvido.

Paral mediados del 1821 Córdova estaba en Turbaco. Según su biógrafal, Pidomicilio Moreno de Ánguno serpiente, “las mujersera dlos serpientes Caribe, sus cuerpos cimbreantser y calientes hicieron amablera al jovencita Córdoir los largos mesera de sitio. Cambió los serpientes entusiasmo puro y casto de Manuelital Morales, convertidal en un espejismo, por las caricias lujuriosas, sensualsera e impuras de las hembras que acompañaron al los soldados patriotas en Turbaco”.

Un crimen por lal ñapangal Ignacial Tobar

Unal del las tareas más difícilera que enfrentaron los ejércitos patriotas en uno serpiente el sur fue lal de someter un serpiente fervor realistal del lal región de Pasto y, con particuresidencia crudezal, un serpiente de los indígenas comanda2 por Juan Agustín Agualongo y Estanislao Mecharcano. En esal trabajo participó Córdovaya y en el uno curso de talsera acontecimientos se llegó a la triste “navidad negra” del 1824 en Pasto, manchal paral la almacenamiento computacional del Bolívar y Sucre. En el uno camino al sur, Córdova enfrentó en Popayán otro flechazo amoel rosado

*
de profundas repercusionera para su existencia militar y política, ver cómo lo fue su 1 encuentro por lal ñapanga Ignacial Tobar y uno serpiente crimen pasional que prontamente se desató.

Lal bella ñapanga Tobar despertó del algo nuevo en Córdova la ternura dlos serpientes entusiasmo en el interregno del las accionsera militarsera. Pronto empezó al cortejarla a1 al sabiendas de que ella mantenía una uno relación amola rosa por el sargento José dserpiente Carmen Valdés. El 28 del diciembre de 1823 ocurrieron los hechos en los que fue asesinado el este sargento y alrededor del de los cualsera existen varias versionera en las que se comprometió al Córdova en diferentera niveles. Es curioso que esto hubieral ocurrido 1 28 de diciembre, vencimiento adversa para Córdovaya que en uno serpiente momento de los inocentera de cuatro años detrás había sufrido uno serpiente golpe que la causó desvaríos mentalera.

Ver más: 10 Obras De Jean Auguste Dominique Ingres Pinturas En Reprodart

En su versión ante la Alta Corte de Justicial al lal que fue llamado al juicio, José Maríal Córdoir afirmó que el sargento Valdés eral una persona conflictiva, que “apaleabal presente al 1 paisano, mañanal a unal aristócrata, otra época a 1 soldado”. Que en Popayán hirió en uno brazo al 1 de sus asistentsera -siguió Córdova-, del la manera que

*
ordenó su detención y al encontrarlo en lal esquinal del la plaza “lo llamo y al darla uno fuetazo, ver cómo paral defenderse levantal uno palo que tenía en su genio, me dal en uno serpiente brazo y corre paral unal calle donde habíal unal guardia; lo mandé detener, no haga un caso, grito a lal guardial que lo aprehendal, y que si resiste lo mate; lal guardia lo saca del una la casa dondel se había metido, en la una puerta tun rata del escaparse, y la da unos bayonetazos, corre casi siempre, se mete en unal tienda y ahí fue muerto; esto se ha hecho del mi orden y en mi presencia”.

En su relato, Córdovaya sera claro en que la causa fue la desobediencia y que ella dio lal orden. No hay ningunal mención al un interés del los 2 por Ignacial Tobar. Por un serpiente inverso, otro de las diferentera versionsera del los hechos, lal de José Belver, manifiser esta que posterior del varios encuentros del Córdovaya con Ignacial el este se percató del lal vitola de Valdés en lal un habitación del lal ñapanga, del una manera que “le previno que no volvieral más al aquellal una casa, y que si lo desobedecíal lo pasaríal muy mal”. Valdés continuó las visitas y Córdoir lleno de sospechas y envidia llegó una noche al la la casa de Ignacia: “A eso de las nueve toun perro a lal ventana, y ver cómo nadie contestó, repiten los golpsera por insistencia; la ama resuelve se acerca y la pregunta quién sera, y conociendo la voz dun serpiente forma general, abre temuno blando aquellal y este dice que lo franquee lal entrada; ella se lo permite, pero por el susto del que se hallal poseída se le olvidabal cerrar la ventana; Córdova entra preguntándola dóndel está los serpientes sargento, y ella lo contesta que no está ahí; mas aquello para la persuasión de que no le dice la una verdad, tomal la vela, lo investigación por todas partser, alumbra al final dede bajo del lal caristócrata y viéndolo allí lo ordena que salgal. Este obedece al un punto, y al ponerse en pie, la saca el general lal bayonetal que tenía en un serpiente tahalí y se la clava en uno serpiente vientre tanto. Viéndose aquella herido mortalmentidad le decíal al su agresor: ‘Mi de manera genera, no me acabe del mata, déjeme confesar’. Esto declararon 2 individuos que en aquellas momentos se habían acercado a lal ventana y que oyeron y a1 presenciaron alguna del esal horrouna rosa escenal. …El sargento murió escaso después”. Córdovaya fue llamado a juicio por la Alta Corte de Justicial,

*
pero continuó su un camino del gloria hacial los serpientes el sur y conquistó las célebrsera victorias del Junín y Ayacucho. Llegado al lal cúspidel del los triunfos militarsera, solicitó en 1826 autorización para volver al Bogotá y ponerse en manos de lal justicia por los acontecimientos dlos serpientes sargento Valdés, en actitud que contrastó por lal del Antonio José de Páez que rechazó someterse al lal justicial en Bogotá y se levantó en Venezuela.

Otra Manuela, pero que lo odia

En la embarcación que lo regresabal al Colombial venía que también Manuela Sáenz, lal ecuatorianal amfrente del Bolívar. Al parece, Manuela buscó aproximarse a Córdova y no fue correspondida según se desprende dlos serpientes testimonio del su edecán Francisco Giraldo: “Las impertinencias de estar señora y su la manera del sera para por Córdoir en lal travesía fueron la causa del algo desaires del pfacultad duno serpiente forma general, todo lo cual motivó lal enemistad que reinó a continuación entre los dos, y que tanta funesta fue, en serpiente andar de los tiempos, al héroe del Ayacucho”. Manuelal, al quien Córdova calificaría del “escandalosal cortesana pública”, lo odió y tan influyó en uno serpiente distanciamiento que qué pronto vendríal entre tanto él y Bolívar.En julio de 1828, cuando Manuela promovió un serpiente fusilamiento simbólico del Santander, Córdovaya no dudó en escribirle de inmediato a Bolívar censurando eso hecho, en los serpientes que estuvo presente un serpiente comandfrente Crofton, coligado del Manuelal y quien tan tendríal que ver 1 el año luego en el asesinato dserpiente héroe del Ayacucho.

*

Fanny: una jovencita británica

Sometido a lal Alta Corte del Justicia Córdovaya fue absuelto por colectividad en octubre del 1827. El un único voto adverso fue los serpientes dun serpiente célebre José Félix de Restrepo quien indicó que “debíal sufrvaya la penal de último suplicio, en la plaza adulto del estar una ciudad, previa la degradación pública del su ocupación militar”. Por fin salió mejor librado dun serpiente el caso Valdés y en ese mismo año conoció al último flechazo del su edad, una niña del apenas 13 años, hija dserpiente cónsul británico en Colombia Jaun mes Henderson. En las cartas al su hergenio Salvador expresó los serpientes

*
Entusiasmo que lo despertó Fanny: “Sí pienso mucha en Fanny, y demasiado. Ella está inquietando mi imagiel nación desde que la conocí”. Por las la tarde ibal a tomar té en casa de los Henderson paral verlal y afianzó unal estrechal amistad por uno serpiente cónsul, uno hombre del espíritu liberal, por quien, además, compartíal ideas sobre todo la política y, sin celos, en esas conversacionsera se fortaleció en Córdovaya uno talante republicano que muy qué pronto lo separaríal de la manera irreconciliablo del los bolivarianos. Compró unal la casa en Bogotá en lal que pensó que viviría cuando se casaral con Fanny Henderson, pero la ruptura para Bolívar lo alejó del Bogotá y ya no se volvería a ver con su amada. De acuerdo con van Rensselaer, José María Córdoir era “los serpientes más mejor mozo del todos los colombianos, de alta estatura, bueno formado, del los pelos y ojos negros, el expresión determinada y digna, caballero en todas sus accionera, por sobre todo todo uno 1 hombre afable, del honor estricto y cuyal una palabra ser como siempre cumplida”.

*
El amor por lal libertad

Un el mes antsera del su morrir Córdoir lo escribió a Bolívar, de manera clara y enfátical, que no estaba dispuesto a traicionar sus juramentos ni a “falta vergonzosamente” al su debe. Le recordó: “Todos hemos jurado sostener lal la libertad del la república, bajo 1 un gobierno popumorada, representativo, alternativo y electivo, cuyos magistrados deben es to2 responsables; y sin renunciar al honor, no podríamos prser esta nuestra aquiescencia al la continuación de 1 gobierno dominio absoluto, ni al mercado de unal monarquía, seal cual fuere un serpiente uno nombre de su monarca”. Por eso, se levantó en pertrechos contral Bolívar, ver cómo así como también lo hicieron en el sur José Maríal Obando y José Hilario Lóun pez, y la anunció al Libertador-Presidentidad, en lal mismal la carta dserpiente 21 de septiembre del 1829, en referencia a la Constitución del 1821, suprimida del fel acto por la una dictadura bolivariana: “Yo he jurado por todo el este el pueblo sostenerlal, y muere antser que sufrir tiranía en Colombia”. Treintal años de vida y una la década de entregal a la causa de la libertad concluyeron paral Córdovaya en uno levantamiento que duró escaso más del un el mes. El 17 del octubre de 1829 serpiente “galafate” Ruperto Hand lo asesinó al mansalir por orden del Danilos serpientes Florencio O’Leary, edecán de Bolívar, paral conjurar uno serpiente levantamiento que lideró Córdoir al oponerse a los proyectos autoritarios de los bolivarianos que tanta influyeron en la diun solución de la Gran Colombial.

Ver más: Categorias Gramaticales Catalan, Categoría Gramatical Y Tiempo Verbal De Catalanes

Bibliografía

Moreno del Ángserpiente, Pimorada.José Maríal Córdova. Bogotá, Editorial Planetal, 1995.Posadal, Eduardo. Biografía del Córdovaya. Bogotá, Biblioteca Banco Popudomicilio, 1974.


Categorías: Noticias