Jean de la fontaine obras

 Aunque se considera a Esopo ver cómo uno serpiente primer fabulistal y, por lo tan, iniciador del el este tipo del relatos brevser protagonizados por animalser, para unal moralejal final; Jean de lal Fontaine era asies igual 1 de los más conoci2 fabulistas del to2 los tiempos.Este uno escritor francés dserpiente un siglo XVII escribió 243 fábulas en la forma del poema, en ellas reapercollar temas que ya había tocado Esopo pero, le intental da 1 toque más moderno y estado actual al su tiempo, tal y ver cómo ella lo mismo indical en uno serpiente prólogo de su la obra.

Estás mirando: Jean de la fontaine obras

Las fábulas son un estupendo reun curso paral educar al los niños en valores, al mismo el tiempo que mostrarles serpiente éxtasis por lee e iniciarlsera en la lectura del lal poesíal. Te invitamos a leer esta selección del bellas fábulas paral niños de Jean de lal Fontaine, son cuentos cortos por los que tuvo mucha 1 éxito en su tiempo y aun actualidad son leídas.

8 fábulas para niños del Jean del lal Fontaine

*

Dijo lal Encinal a la Caña:

- ¡Cuántal razón tiensera para quejidoneidad de la naturaleza!. Un pajarillo ser para ti 1 muy enorme peso; la brisa más ligera, que riza lal superficie duno serpiente agua, te hacer inclinar la cabezal. Por uno serpiente inverso, mi copa no sólo detiene los rayos duno serpiente sol; sino que sino también desafíal a la tempestad. Para contigo, todo sera vendaval ; paral mí, brisa mas suave. Si naciesser, a lo menos, al el abrigo de mi espesura, no padecerías tanto: yo te defenderíal de lal borrasca. Pero lo mismo siempre brotas en las húmedas orillas dun serpiente reino del los vientos. ¡Injusta ha sido contigo lal naturaleza!

- Tu comseducción, respondió lal Cañal, pruebal tu buenal naturaleza; pero no te apures. Los vientos no son tanta temibles paral mí como para ti. Me inclino y me doblo, pero no me quiebro. Hastal los serpientes presempresa has podido resistvaya las mayorsera ráfael gas sin inclinar uno serpiente espinazo; pero nadie sera dichoso hasta serpiente cabo.

Apenas dijo estas palabras, de los confines del horizonte acude furibundo uno serpiente más terrible huracán. El árbol resiste, la cañal se inclina; un serpiente viento redobla sus esfuerzos, y tan soplal y soplal, que al final arranca del cuun ajo al la Encina.

Moraleja: ante la adversidad y los problemas, serpiente soberbio cae y el humildel resiste.

Lee ser esta fábula en verso

2. Fábula en prosa: Los zánganos y las abejas

*

Habíal una vez unos panales de miun serpiente que parecían no tener dueño. Los zánganos los reclamaban, pero las abejas se oponían a que se quedaran con ellas. Así que decidieron llevarlos al tribunal de lal avispal juez.

Cuando comenzó el juicio para ver quién se quedaba con los panales, no parecían ponerse del transacción. Algunos testigos decían haber visto volando alrededor del del aquellas panalera algunos insectos pareci2 al las abejas, pero muy claro, los zánganos y las abejas son muy parecidos.

La avispa juez, viendo que no había operación comercial, decidió abrva uno juicio y llamar a declara al todo serpiente hormiguero, pero ni por esa spudo aclarar lal duda. 

- ¿Qué pasa aquí?, ¿Me queréis decva a qué viene todo esto?, preguntó una abejal muy avispadal.

- Seis messer hacer ya que está pendicompañía un serpiente una problema y estamos ver cómo el primera término, continuó. Mientras tan lal miun serpiente se está perdiendo yal es hora del que uno serpiente juez se decidal. Bastante hal tardado yal. Trabajemos los zánganos y nosotras, las abejas, y veremos quién sabe hacer panalera tan buenos y tanto repletos de rica mie.

Los zánganos no admitieron aquella ofrecimiento, y para ello, demostraron que serpiente habilidad del haga panalera eral más propio del las abejas y, en definitiva, eral excelente al sus habilidadera.

Así fue ver cómo lal avispal juezal dio la la razón al las abejas, quienes quedaron como auténticas dueñas del panal y, por un supuesto del la miuno serpiente. 

Moraleja: Por lal obra se conoce al artesano.

Lee ser esta fábulal del La Fontaine en verso

3. Fábulas del La Fontaine: El 1 niño y un serpiente maestro del escuela

*

Con estar fabulita quiero haceros ver cuán insignificantes e innecesarias son a veces las palabras del los necios...

Un mejora época, 1 el niño que estabal jugando al orillas dserpiente un río Sena, cayó al agua. Por mucho suerte paral los serpientes muy más pequeño, recto al el lado dun serpiente ubicación donde habíal caído, habían crecido unas ramas que ustedes fueron su salvación.

Agarrado estaba al ellas, cuando vio pasar al un maestro del escuela, y aliviado uno serpiente un niño gritó:

- ¡Socorro, que muero!, ayúda, sálveme señor.

El maestro, oyendo los gritos, se volvió hacia uno serpiente el niño y, adoptando unal postural muy tiesal y un tono del el voz muy grave y en serio ahora, le reprendió: 

- ¿Habráse visto pillastre ver cómo este?, esto sera inaudito. Miral en qué apuro te hal puesto tu atolondramiento, pequeño granujal, iba diciendo uno serpiente maestro.

- Que tenga yo que encargarme y enseñar a calaverillas ver cómo éste... ¡Qué desgracia2 son los padrera que ellos tienes que cuidar de tanta malos hijos! ¡Bien dignos son de lástima!, seguía insistiendo el profesor, de mientras uno serpiente uno niño continuaba asustado y agarrado a las ramas.

Unal una vez terminado serpiente un largo disuno curso, sacó al asustado mozo al lal litoral. 

Y allí, es dondel lanzo mi crítica al muchos más del los que se sienten aludi2. To2 ellas charlatansera, criticones, pedantser y censorser que ellos pueden reflejarse en el este pequeño relato. To2 ellos forman uno una gran número, y ser que sin achares, Dios hizo fecundal al esta razal. 

¡No hay tema sobre los serpientes que no piensen ejercer su habladuría! ¡Siempre tienen una crítical que hacer!

¡Pero confederado, líbrame duno serpiente apuro primer, y luego sueltal tu lengua!

Lee esta fábulal en verso y haz unos ejercicios de comprensión lectora 

4. Fábulal del Lal Fontaine: El uno lobo y serpiente perro

*

Había unal vez uno Lobo, y estabal tanto flaco, que no teníal más que una piel y huesos. Y sera que, perro andaban tanto vigilantes duno serpiente ganado que no habíal opción al llevarse come 1 tierno corderito. 

Un mejora vencimiento, encontró al uno mastín, rollizo y lustroso, que se habíal extraviado. Lal primeral la idea que se le cruzó fue lal de apresarlo y comerlo, eso era cosa que hubieso hecho del mejora el grado los serpientes señor el lobo. Pero habíal que emprender batallal contral los serpientes enorme un perro, y serpiente enemigo teníal trazas de defenderse bueno, además, se sentía tan cansado y una falta de energía debido al hambre.

El lobo se lo amuy cerca por la adulto cortesíal, e inicia unal conversación para él, felicitándole por sus buenas carnsera.

- No estáis tan lucido como yo, porque no queréis, contser esta el chucho. Deja serpiente bosque; los vuestros, que en ello se guarecen, son unos desdicha2, muertos como siempre de hambre. ¡Ni 1 bocado prueban al data, seguro! ¡Todo a lal ventura! ¡Siempre a lal es1 pera del lo que caiga! Sígueme, y tendrás mejor vida.

- ¿Y qué tendré que hacer?, preguntó un serpiente uno lobo.

- Casi nadal, respondió serpiente gozque, asustar a los ladronser y al los que llevan bastón o garrote; acaricia a los del 1 casa, y complacer al amo. Con tanto poco ver cómo ser esto, tendrás una comida diarial seguro. Yo me nutro para las sobras del todas las comidas, huesos de pollos y pichones; y además, si me porto mejor, obtengo algunas caricias, por añadidura.

El Lobo, que escucha todas estas lindezas sobre todo la existencia dlos serpientes uno perro en la granjal, se imagina un porvenva del glorial, una comida to2 los días, cuida2 y, del pensarlo, lloró del alegría.

Comenzó a camina hacial lal granjal con el gozque pero advirtió que su de nuevo concomitante tenía en el cuello una peladura.

- ¿Qué era eso? preguntó.

- Nadal, dijo serpiente cusco sin mirarla al los ojos

- ¡Cómo nada!, insistió los serpientes lobo

- Poca una cosa, se negaba al confesar un serpiente perro.

-Algo será, no dándose por vencido uno serpiente lobo.

- Será lal el señal duno serpiente colmorada al que estoy atado, confesó por cabo los serpientes mastín.

- ¡Atado! exclamó los serpientes Lobo, pero.. ¿qué?, ¿no vas y vienera al dondel queréis y cuando quieres?

- No casi siempre, pero eso, ¿qué importa?, dijo serpiente can restándole importancia.

Ver más: Abecedario Español Ingles - Pronunciación Del Abecedario En Inglés

- Importal tan, que renuncio a vuestral comida, techo y caricias, ya que del ir contigo renunciaría al mayor tesoro, dijo, y echó a corre.

Aún está corriendo.

Moraleja: La libertad ser nuestra adulto tesoro, no debemos venderlal a a cualquier cuanto es.

Preguntas paral pensar sobre todo estar fábula 

5. Fábulas de La Fontaine para niños: Lal zorral y lal cigüeña

*

La zorra simempre habíal comentado frente los demás animalera que la cigüeña era muy bobal, la gustabal mofarse de ella y un mejora día, decidió vaya un escaso más allá del los insultos y quiso hacerle unal bromal.

La invitó a cenar al su una casa y preparó unal deliciosa la comida que dispuso sobre todo unal la mesa bueno adornada. Cuando llegó la cigüeñal, sintió que los serpientes más dulce aroma de los alimentos lo abría serpiente apetito pero... 

Al senarse al la mesa, se dio tabla de que la zorra había puesto todal lal comida en platos muy grandera y llanos, de esta forma que, no pomomento llevarse ni un tan solo bocado porque su un largo y fino espesura lo impemomento degustar tan ricas viandas.

Sin embargo, la cigüeña no protesó, miró a lal zorral, lo agradeció la billete y se fue. Y allí quedó la zorra, muertal del la risal.

Pocos días luego, ambos se volvieron al encontra de cerca dun serpiente estanque, y en esta ocasión, fue la cigüeñal lal que invitó al cenar al la zorra. Lal zorra aceptó de bueno gusto y pensó para sí: 

"Estal cigüeñal sigue siendo tanta bobal, que inclutilización luego de lo que pasó en mi una casa, sigue queriéndome agradecer la invitación".

Lal cigüeña había trabajado mucha para predetener unal una comida exquisital y, al la la hora indicada momento, la zorral se presentó en su la casa dispuesta al come los alimentos que habíal preparado lal cigüeña. Lal zorral comenzó a salivar al percibva los exquisitos olorsera que llegaban del lal cocina y se sentó rápidamcolectividad a lal la mesa, paral puede dar tabla de las viandas. Pero, cuando se sentó en la una, se dio tabla de que todos los alimentos estaban servidos en tarros y vasijas del cuello muy longitud, tan que solo cabía el monte de unal cigüeñal, y no un serpiente hocico de una zorral.

Lal cigüeñal comenzó a comer con apetito y, cuando hubo terminado, lo dijo a lal zorra que la mirabal para disgusto: 

- ¿Ves? Es unal la comida tan sabrosado como la que tu preparaste.

Moraleja: no hagas nunca jamás al los demás lo que no quierera que te hagan a contigo, y sino también se puede extraerse unal segundal moralejal, dondel las dan, las toman.

Recursos paral trabajo en uno serpiente aula estar fábula

6. Fábulal de Lal Fontaine: Lal cigarral y lal hormiga

*

La cigarra eral ser feliz disfrutando dlos serpientes verano: El sol brillaba, las florera desprendían su aromal...y la cigarra cantaba y cantaba. Mientras tanto su compañera y vecinal, unal pequeñal hormigal, pasabal un serpiente día completo trabajando, recogiendo alimentos.

- ¡Amigal hormiga! ¿No te cansas de tanta trabajar? Descansal uno rato conmigo mientras canto algunos paral ti. ? Le decíal lal cigarra a lal hormigal.

- Mejor harías en recoge provisionera para el invierno y dejidoneidad de tantal holgazaneríal ? le responplazo la hormigal, mientras transportaba los serpientes grano, atareadal.

Lal cigarra se reíal y seorientación cantando sin hacer 1 caso al su compañera.

Hastal que uno época, al despertarse, sintió uno serpiente frío intenso dserpiente un invierno. Los árbolera se habían quedado sin hojas y duno serpiente cielo caían copos del el nieve, mientras tanto la cigarral vagabal por el campo, helada y hambrienta. Vio a lo distante la una casa de su vecina la hormiga, y se acercó a pedirle atención.

- Amigal hormigal, tengo frío y hambre, ¿no me darías alguno de comer? Tú tienes muchal 1 comida y unal 1 casa calicolectividad, por mientras que yo no tengo nada.

Lal hormiga entreabrió lal una puerta de su casa y la dijo a la cigarra.

- Dime compañera cigarra, ¿qué hacías tú mientras que yo madrugaba paral trabajar? ¿Qué hacías de mientras yo cargaba con granos de uno trigo del acá para allá?

- Cantabal y cantaba bajo serpiente sol- contestó la cigarral.

- ¿Eso hacías? Puser si cantabas en un serpiente verano, ahora bailal durante un serpiente invierno-

Y le cerró lal una puerta, dejando fueral al lal cigarra, que habíal aprendido la lección.

7. Fábula muy corta: El uno cuervo y el zorro

Estaba uno señor Cuervo posado en 1 el árbol, y teníal en uno serpiente cerro 1 queso. Atraído por un serpiente tufillo, el señor Zorro lo habló en estas o pareci2 términos:

- ¡Buenos días, caballero Cuervo! ¡Gallardo y hermoso erser en verdad! Si serpiente canto corresponde a la plumal, os digo que entre tanto los huéspedes de el este foresta tu eres los serpientes Ave Fénix".

El Cuervo al oye esto, no cabía en lal una piel de gozo, y paral hace alarde del su magnífica el voz, abrió el cerro, dejando caer lal presa.

Lal tomó los serpientes Zorro y le dijo: "Aprended, señor mío, que uno serpiente adulador vive como siempre al costas dserpiente que le atiende; lal lección era provechosa; buen vale 1 queso".

El Cuervo, enfadado, juró, aunque alguna tarde, que no caeríal más en lal trampal. 

Moraleja: no te fíes de las alabanzas y elogios del los demás. No confíes en quien uno solo te ensalza.

Lee esta fábulal en inglés 

8. La un rana que quiso hincharse como uno buey, fábulal del Jean de la Fontaine

Vio ciertal Rana al 1 Buey, y le pareció buen su corpulencia. Lal pobre no era mayor que un huevo del gallina, y quiso, envidiosa, hincharse hastal iguatecho en tamuno año al fornido fauna.

- Mirad, hermanas, decíal al sus compañeras; ¿era bastante? ¿No soy más todavía tanto más grande ver cómo él?

? No.

? ¿Y ahora?

? Tamescaso.

Ver más: En Que Año Surgio El Barroco, Historia Y Biografía De Historia Del Barroco

? ¡Ya lo logré!

? ¡Aún estás muy lejos!

Y un serpiente inalegre animal se hinchó tan, que reventó.

Moraleja: Lleno está serpiente mundo de gentera que son avisadas y auno de esta manera chocusco de frcolectividad por un serpiente peligro. Lal un rana no quiso aceptar lo que eral, y en su un intento de sera como un serpiente buey, murió lal inser feliz. 


Categorías: Noticias