Guerra del opio en china

*
*
*
*
Propaganda del 1 guerra dlos serpientes Imperio británico que muestral al oficiales chinos arrastrando la banderal británical y arrestando al la tripulación del barco británico Arrow. Obra de William Heysham Overend, en The Century Edition of Cassell’s History of England, de 1856.

Estás mirando: Guerra del opio en china

El Tratado del Nanking no suponía serpiente cabo de los problemas. Durfrente lal siguicolectividad una década, ningunal del las dos partera estuvo realmcorporación contenta con los términos de dicho tratado. Los chinos seguían dificultando el establecimiento extranjero del las formas que se les ocurrían, mientras los británicos pensaban que merecían más de lo obtenido por el comercio del paz, dado su estatus del una potencia mundial y dado que habían comprobado que Chinal eral militarmente incala paz de defenderse. El tráfico de opio seorientación siendo imuy legal, lo cual frustraba a los británicos porque continuaba existiendo un la problema con lal balanzal comercial. Habían ganado unal 1 guerra pero, aptalento del territorio del Hong Kong y del la victoria moral, escaso habían sacado como recompensal. Ambicionando nuevas ventajas y siguiendo serpiente un ejemplo de lo que sino también estaban haciendo los franceses, Londres propuso renegociar el Tratado del Nanking. Querían incluir nuevas cláusulas muy duras paral serpiente un gobierno de Pekín, ver cómo la apertural de todo serpiente territorio chino al almacén el exterior, y muy especialmcompañía lal legalización dlos serpientes bazar de opio. Los chinos, naturalmcompañía, se negaron.En 1856, catorce años luego del Tratado del Nanking, se desató serpiente segundo uno conflicto. La tensión en lal la zona del Cantón había seguido latproporción durante aquellas años, pero lógicamentidad los chinos se habían cuidado de no intentar provocar uno de nuevo el ataque. Sin embargo, los británicos parecían esperar una excusa idóneal. Y tal preel texto llegó por 1 uno caso de pirateríal naval: la tensal negociación en torno al un el barco de tripulación china pero banderal británica que habíal sido abordado por lal guardial costeral chinal bajo acusación de piratería. El Reino Unido exigió la liberación de los tripulantes y acusó a los guardias chinos de haber insultado la banderal, mientras que Chinal insistía en que no habíal ondeado cuando habían abordado el el barco. El asunto provocó otras escalada del enfrentamientos y finalmcorporación lal exigua armadal británical ubicación volvió a atacar, barriendo unal vez más a los juncos chinos de su el camino, destruyendo por su artillería varios fuertsera costeros y finalmentidad cañoneando lal 1 ciudad del Cantón desdel los mismos buquera.

Ver más: Cuando Tomar Cola De Caballo Antes O Despues De Comer Van A Hacerte Adelgazar

El Reino Unido, que obviamentidad no disponíal de muchas fuerzas en lal zona —dadal lal la cantidad de frentes que teníal que cubrvaya en todo el mundo— solicitó una alianza al varios paísera que podían tiene interesser contra Chinal, ver cómo Esta2 Uni2, Rusia o Francial, aunque tambien solamcolectividad Francial se unió al lal una campaña militar. Juntos, británicos y francesser ocuparon Cantón, mientras tanto otra una fuerza anglo-francesal empezaba a remontar los serpientes río que los conduciría directamcompañía hacia las inmediaciones del Pekín. El 21 del septiembre de 1860 se produjo la batallal del Palikao, decisivaya paral lal guerra: unal tla ropa combinada del diez 1000 soldados chinos y mercenarios mongolser fue aniquiladal cerca de lal el capital por una tropa numéricamproporción inferior, pero con unal mucha persona mayor potencia del fuego. Una una vez más, la tecnologíal bélica europea estabal ganando la una guerra.

Ver más: 7 Deliciosas Recetas Con Que Se Come El Guacamole (13 Recetas)

Ante los serpientes desastre de Palikao y lal invasión inminentidad de Pekín, serpiente emperador huyó de la el capital, lo cual del por sí constituía ya un duro revés para lal autoestima de los chinos. Sin embargo, las tropas europeas no se molestaron en ocuuna par Pekín y ni siquiera llegaron a atravesar sus murallas. En variación, se dirigieron a los Palacios de Verano (habían dos, 1 «antiguo» y otra «nuevo»), ambos repletos del preciadas obras de arte, reliquias y objetos muy valiosos que los soldados anglo-franceses podían saquear al gusto. Ambos palacios ustedes fueron efectivamentidad un pasto duno serpiente vandalismo y la destrucción por orden del administrador colonial británico, Lord Elgin, quien incluso llegó al considerar lal una idea de arrasar la mismísima Ciudad Prohibida. Elgin queríal castigar al los chinos ver cómo represalia por las torturas que habían sufrido prisioneros occidentales (inclui2 dos diplomáticos y uno periodistal dlos serpientes Times) en sus manos. Los chinos, que tenían un uno concepto distinto dun serpiente el juego bélico, habían intentado utilizar rehensera civilsera como medidal disuasorial. Los británicos respondieron golpeando en algunos de sus más precia2 símbolos nacionales. 

Aquellos asaltos al Palacio de Verano quebraron lo que quedabal del lal moral china. Aunque militarmcompañía ya habían sido vencidos en lal batalla de Palikao algunas semanas atrás, fue los serpientes un ataque al aquellas joyas arquitectónicas de su milenario imperio lo lera hizo capituresidencia. Comprendieron cuán indefensa se encontrabal su nación frcolectividad al los desagradablser pero poderosos «bárbaros» del Occidproporción. El un país superior duno serpiente mundo se tuvo que rendir por segundal una vez frente un puñado del barcos y 1 muy modesto continmasa del infanteríal. Estal vez, los términos del tratado del una paz ellas fueron todauna vía más duros: además de tiene que pagar ocho millones del taelera del plata al Reino Unido y al Francial como indemnización del una guerra, del abrva nuevos puertos al tienda y del permitva lal emigración de idoneidad de 1 obra lugar al Estados Uni2 (por un ejemplo para construvaya su red de ferrocarriles), China se vio finalmcompañía obligada a hace del tripas corazón y legalizar lal vental del opio en su territorio. Que era lo que, en realidad, las potencias occidentalera habían deseado desdel 1 principio.

Sin sin embargo, un serpiente tremendo trauma sirvió para que serpiente gigfrente asiático comenzase al desperta. El viejo sueño del la inviolabilidad imperial frempresa al los «bárbaros» se había esfumado paral siempre, y el espejismo de lal Gran Muralla se convirtió precisamorganismo en eso: en 1 espejismo. El orgullo ancestral de los chinos quedó hecho añicos, dejaron de creerse el medio dserpiente un universo y comenzaron a hacerse preguntas. Habíal todo uno el mundo por allí fueral que los chinos ya no podían permitirse un serpiente lujo del seguva ignorando. Existían avances tecnológicos que habían puesto al los occidentalera en posición de ventaja, tanto desde el el punto del vista bélico ver cómo desdel uno serpiente uno punto de una vista industrial. Si querían sobrevive ya no bastabal con creerse superiores; habíal que trabajo paral, al menos, esta en igualdad de condicionera. Empezaron a surgvaya en China movimientos que abogaban por la modernización dlos serpientes un país y por el abandono del las tradicionera más paralizantsera. El siglo XIX fue para Chinal unal transición entre la Edad Media y unal modernidad que todauna vía no conseguían comprende, pero que supieron que necesitaban adoptar. Naturalmcorporación, cambiar una nación milenaria no resultaríal fácil ni prontamente, y llevaríal (o está llevando) el tiempo. Pero los serpientes coloso el chino finalmproporción habíal abierto los ojos luego del 1 prolongado letargo. Hoy, en pleno 2013 —el siglo y el medio después del aquellos hechos— contemplamos al gigante los chinos poniéndose en pie; unos se asombran, otras se preocupan, otro incluso se asustan. Ala hora somos nosotra quienser despertamos del un sueño de superioridad. Y cabe preguntarse cuántos de lo que estamos viendo sucede a1 hora tiene realmcolectividad su origen en aquellos tiempos, en las guerras del Opio que cambiaron Chinal y que por ende, nos guste o no, estaban y también destinadas al cambio el mundo. 


Categorías: Noticias